jueves, 16 de octubre de 2008

Conversación entre “Joe el Plomero” y “Yusnavy la Balsera”:

Y: ¿Así que no es obligado pagar taxes?
P: A mi no me obliga nadie a nada. Estoy es un país libre y el gobierno no tiene que meterse en nada.
Y: Pero a mi me dijeron…
P: Es que tú no entiendes nada porque en tu país todavía andan comiendo bananas encaramados en los palm trees.
Y: Eso no es así, Joe. Allí no había ni bananas. Yo estudié técnico medio y ahora estoy sacando la licencia de técnico en rayos X.
P: ¿Licencia? ¿Para qué hace falta una licencia?
Y: Pero a mi me dijeron…
P: Es que no entiendes bien el inglés.

6 comentarios:

Yo soy Medea dijo...

Es Joe el plomero de verdad el genuino, autoctono y mas caracteristico hombre americano?

Mayeya dijo...

Medea, seria muy dificil caracterizar al "hombre americano" porque una nacion tan grande y variada puede tener cientos de "prototipos". Joe pudiera ser como lo pudiera ser un mejicano trabajando en un "farm" para enviar ayuda a su familia y a la larga lograr el "sueno americano", un cientifico de un centro de investigaciones, un feligres cantando en la iglesia bautista el domingo, un matrimonio gay en San Francisco, los musicos de una banda de jazz en algun oscuro sotano de Manhattan o un vendedor de carros. Cualquiera pudiera ser.

Anónimo dijo...

Si,lo que en este caso -y debe ser casualidad porque como todos sabemos,los candidatos son totalmente espontaneos y no estan asesorados por nadie que mide reacciones del electorado ni nada de eso- el plomero es un elemplar legitimo de cuello rojo,especie endemica de este habitad.
Un abrazo Mayeya. SLR.

Anónimo dijo...

joe el plomero me parece el prototipo hillibillie, uno de esos extranos, y tambien peligroso sujetos que se encuentran por marianna y escambia y davie.

Anónimo dijo...

El vodevil McCain/Bush/Palin acaba de anunciar un concurso para que en 30 segundos usted diga en que se parece a Joe el plomero. En la linea de lo que preguntaba Medea, intentan demostrar que este tipo es tipico. Dios nos coja confesados!!

Wesbri dijo...

Me gusta la ingenuidad de la balsera y el cinismo del plomero